Las luces estroboscópicas de los conciertos podrían provocar convulsiones epilépticas

Un chico de 20 años colapsó en un festival de música cuando sufrió una convulsión epiléptica por primera vez. Aunque es terrorífico, su caso no fue único, según investigadores que encontraron que las luces estroboscópicas intermitentes triplican el riesgo de convulsiones en los asistentes a los conciertos que son vulnerables.

“Independientemente de si los efectos de la luz estroboscópica son responsables exclusivamente, o de si la privación del sueño y/o el abuso de sustancias también tienen un rol, la interpretación adecuada es que los grandes festivales [de música de baile electrónica], sobre todo durante la noche, probablemente provoquen que al menos un número de personas por evento sufran convulsiones epilépticas”, escribieron los autores. El autor principal es Newel Salet, del Centro Médico de VU en Ámsterdam, Países Bajos.

En el estudio, los investigadores recolectaron datos sobre los asistentes a conciertos que necesitaron ayuda médica en 28 festivales de baile diurnos y nocturnos en los Países Bajos en 2015. La asistencia total fue de más de 400,000 personas.

Las señales de una posible convulsión epiléptica incluían la pérdida de la conciencia, los temblores musculares, morderse la lengua y la incontinencia urinaria.