Detectan Un Tumor En Una Niña De 8 Años Gracias A Un Examen Ocular Rutinario

Cuando se es padre, los hijos son siempre una prioridad y la única cosa que se desea es que estén felices y sanos. Es el caso de Maria Garcia, cuya hija única, Ruby Mosqueda, solía despertarse gritando a media noche a causa de migrañas, según ella creía. Las migrañas continuaban a pesar de muchas visitas a varios doctores y múltiples medicamentos, y Garcia empezaba a sentirse impotente ya que los doctores no eran capaces de averiguar que le estaba causando tanto dolor a Ruby. Fue así hasta el día que llevó a Ruby al optometrista para hacerle un examen rutinario y, en el cual, le detectaron un tumor cerebral.brain-tumor-2_20160829184256387_5783263_ver1.0_640_360

Ese día, Garcia llevó a su hija a hacerse la revisión anual con su optometrista, la Dra. Kristin Bender, y después de preguntarle como estaba, la doctora decidió dilatarle las pupilas para revisar su visión. La doctora Bender lleva tratando a Ruby tres años y durante esta visita, su madre le explico a la doctora todo lo que su hija estaba sufriendo. “Le conté que, a pesar de haber hablado con muchos doctores, nadie le prestaba atención o preocupación a lo que estaba sucediendo”, explica. “Sentía que lo ignoraban como si no fuera algo grave, a pesar de que no fuera normal que mi hija tuviera dolores de cabeza diariamente”.

“La doctora Bender le dilato los ojos y me enseño en la pantalla que su ojo izquierdo estaba bien, sin embargo, cuando me enseño el ojo derecho, vimos que estaba blanco y completamente nublado”, explica Garcia. La doctora explicó que había hinchazón, y que la causa podía ser un exceso de fluido espinal en el cerebro.

Andrea P. Thau,

Andrea P. Thau, O.D. ©www.AOA.org

“Empecé a llorar y le pregunté a la doctora si esta era la causa de sus dolores de cabeza, a lo que me respondió que muy probablemente sí”. La optometrista se puso en contacto con un neuro-optometrista a quien le derivó el caso de Ruby. También le aconsejo a la madre que la llevara a urgencias, donde le hicieron una TC y los doctores le encontraron un bulto.

La doctora Bender también fue a urgencias porque le preocupaba su paciente. “Al descubrir que tenía un bulto, me quedé sin habla y fue una suerte que ella estuviera allí conmigo para poder explicar a los demás que estaba pasando. Fue el peor día de mi vida”, cuenta Garcia.

“Me dijeron que Ruby tenía un tumor cerebral cerca del área pituitaria del cerebro y que no sabían con certeza si podrían extraerlo por completo debido a la proximidad de esta zona” explica Garcia. Los doctores procedieron a eliminar el fluido que le estaba produciendo los dolores de cabeza y, a la semana siguiente, extrajeron parte del tumor.

Actualmente, están tratando a Ruby con radioterapia, que durará 9 meses. “Desde entonces, el bulto se ha reducido. Estamos muy agradecidos de que la radiación está funcionando”, dice. En enero se hará una reevaluación para ver cómo va el tratamiento y para ver si le darán más medicamentos o si necesitará otra cirugía.

Examen ocular rutinario

La mayoría de las personas visitan a su optometrista o un oftalmólogo cuando tienen problemas de vista, cuando la visión es borrosa o cuando ven que algo no va bien. Sin embargo, es importante visitar al optometrista por lo menos una vez al año y que le haga un examen completo y en persona de la vista.

¿Qué revisan los optometristas durante un examen ocular rutinario completo?

  • Evalúan la salud interna y externa de los ojos
  • Revisan las pupilas, visión lateral y movimientos oculares
  • Comprueban cómo sus ojos trabajan juntos, en equipo
  • Evalúan su receta, si lleva gafas o lentillas
  • Observan su sistema neurológico
  • Realizan pruebas adicionales basadas en los síntomas del paciente y la edad

“La gente no es consciente de que los ojos son una extensión del cerebro, el nervio óptico que envía las señales desde los ojos al cerebro, es uno de los 12 nervios craneales”, explica la doctora Andrea Thau, doctora en optometría y presidenta de la Asociación Americana Optométrica (American Optometric Association). Cuando un optometrista le mira la vista y le dilata las pupilas, no solo le está mirando los ojos, sino que además comprueba los movimientos oculares, que están conectados neurológicamente.