Una guía para usar máscaras faciales durante COVID-19

Aquí hay una guía sobre el uso de máscaras faciales durante el brote de COVID-19.
Cómo ayuda el uso de máscaras
La forma más común de propagación del coronavirus es a través de gotitas respiratorias que se producen al toser, estornudar u otros actos en contacto de persona a persona.

La razón principal por la que usar máscaras es tan eficaz contra la propagación de la enfermedad es que evitan que estas gotas escapen y entren en contacto con cualquier otra persona. Este es el caso de las máscaras médicas, máscaras de tela o cualquier otra cosa que cubra la boca y la nariz.

Esto es especialmente importante porque un número significativo de personas que son portadoras positivas del coronavirus son asintomáticas, lo que significa que no muestran ninguno de los síntomas enumerados, y desconocen por completo su estado.

Un estudio reciente de la Universidad de Hong Kong y la Universidad de Maryland descubrió que las personas infectadas con una enfermedad viral dejan gotas en el aire el 30 por ciento del tiempo después de respirar sin usar máscaras. Por otro lado, todos los participantes que llevaban máscaras bloquearon casi el 100 por ciento de las gotas.

Las máscaras faciales se recomiendan (o se requieren) como una forma de evitar que el usuario infecte a cualquier persona con la que entre en contacto. Esto no significa que usar una máscara te haga invulnerable a ser infectado por alguien que no lo es. Por lo tanto, es esencial que todos sigan practicando el distanciamiento social y otras medidas, con máscara o sin máscara.
Cómo usar máscaras y cómo NO usarlas