Freestyle Libre Previene A Los Diabéticos De Tener Que Pinchar Su Dedo

Paloma Kemak fue diagnosticada con diabetes tipo 1 cuando tenía 23 años y durante los últimos años ha tenido problemas para controlar su nivel de azúcar en la sangre e incluso admite haber descuidado su salud porque odia tener que pincharse el dedo todo el tiempo. Todo eso ha cambiado porque recientemente se convirtió en la primera paciente hispana con diabetes tipo 1 en probar un dispositivo llamado FreeStyle Libre Flash Glucose Monitoring System, que acaba de ser aprobado en los EE.UU. por la FDA.

Paloma Kemak

Paloma Kemak

Puede parecer que fue diagnosticada con diabetes joven, pero para la diabetes tipo 1, que a menudo se conoce como diabetes juvenil, en realidad fue diagnosticada tarde. Esta diabetes insulinodependiente es una enfermedad crónica que hace que el páncreas deje de funcionar, por lo que deja de producir insulina. “Comencé a sentir mucha sed y bebía como 10 botellas de agua al día lo que me hacía ir al baño todo el tiempo y estaba cansada de este ciclo porque obviamente algo no estaba bien”, dice. Buscó en Google sus síntomas y apareció la diabetes y lo primero que pensó era por qué le estaba pasando esto porque no comía muchos dulces; sin embargo, se sentía extremadamente fatigada y no tenía idea de por qué carecía de energía. “Nunca pensé que estaría lo suficientemente enferma como para ver a un médico”, explica Kemak, que no tenía seguro de salud antes de ser diagnosticada. “En mi hogar latino, no ves a un médico a menos que sea una emergencia absoluta”.

Su médico le diagnosticó diabetes tipo 1 porque su páncreas ya no producía insulina, por lo que tuvo que aprender a controlar su propia ingesta de insulina y los niveles de glucosa en sangre, que normalmente son manejados por el páncreas. “Inmediatamente tuve que comenzar con todas las agujas y los pinchazos y comencé a usar insulina esa misma noche”, dice. Odiaba tener que pincharse el dedo para controlar su nivel de glucosa en sangre. “Solo por la idea de tener que pincharme el dedo, casi nunca lo hice”. Incluso cuando continuaba sintiéndome enferma, prefería sentirme mal que continuar pinchándome el dedo”. ¿Quién podría culparla, cuando tuvo que pincharse de 8 a 10 veces al día?