La Pérdida Auditiva Podría Duplicarse Para el Año 2060

A medida que la población de EE. UU. envejece, millones más se enfrentarán a la perspectiva de perder su audición, informan unos investigadores.

Entre los adultos estadounidenses de a partir de 20 años de edad, se anticipa que la pérdida auditiva aumentará de 44 millones en 2020 (un 15 por ciento de los adultos) a 73.5 millones en 2060 (un 23 por ciento de los adultos).

El mayor aumento será entre los adultos mayores, según investigadores de Johns Hopkins Medicine, en Baltimore. En 2020, un 55 por ciento de todos los adultos con pérdida auditiva tendrán a partir de los 70 años de edad. En 2060, esa tasa aumentará a un 67 por ciento.

“En las próximas décadas, habrá una mayor necesidad de intervenciones asequibles y acceso a los servicios de atención de la salud auditiva”, dijo la autora líder del estudio, Adele Goman, investigadora en el Centro sobre el Envejecimiento y la Salud del Hopkins.

hearing getting checkedGoman y sus colaboradores proyectaron la pérdida auditiva futura con datos de la Encuesta nacional de examen de salud y nutrición de EE. UU.

“La pérdida auditiva es un importante problema de salud pública que afectará a muchos más adultos mayores”, advirtió. “Para abordar este problema se necesitan métodos novedosos y rentables para la salud auditiva”.

Neil DiSarno es director de audiología de la Asociación Americana del Habla, el Lenguaje y la Audición (American Speech-Language-Hearing Association). “Este estudio proyecta un crecimiento sin precedentes en esta afección crónica de la salud”, comentó.

Igual que con todos los aspectos de la atención de la salud, la atención profesional de la audición es costosa, dijo.

“Con el fin de proveer un tratamiento adecuado a los que experimentan ahora los efectos del deterioro auditivo, se debe realizar un esfuerzo por garantizar el establecimiento de cobertura de seguro tanto privada como pública”, planteó DiSarno.

Más allá del costo, la pérdida auditiva afecta a la calidad de vida y a la capacidad de comunicarse, de trabajar y de participar en actividades sociales y familiares de un individuo, según otro especialista en la audición.