Perdida de Peso de Adolescente Motiva A Su Familia A Seguir Sus Pasos

Maryflor Peña (centro) y su familia en su graduación de octavo grado, celebrada este verano.

Maryflor Peña (centro) y su familia en su graduación de octavo grado, celebrada este verano.

Maryflor Peña empezó a aumentar de peso cuando estaba en sexto grado. Estaba comiendo más de todo — más pasta, más panqueques, más tacos. Para el séptimo grado, había aumentado 65 libras.

Los exámenes de un chequeo médico indicaron que el cuerpo de la niña de 12 años padecía de presión arterial alta, colesterol alto y un hígado graso — condiciones comunes en niños y adultos que tienen sobrepeso o son obesos. Un especialista en pediatría le dijo a Maryflor y a sus papás que los dados ya estaban echados: Maryflor tenía que empezar a comer saludablemente y hacer ejercicio o estaría condenada a un futuro de enfermedad de corazón y diabetes.

Para ayudar a su hija, Ana Villalva y Marco Antonio Peña pidieron el apoyo de sus otros cinco hijos. Todos los miembros de la familia de Phoenix, Arizona tendrían que acoger los cambios de vida importantes que estaban por venir.

“Por todo platicamos en familia”, dijo Ana, una mamá de 44 dedicada al hogar.