1 De Cada 5 Pediatras No Atiende a Las Familias Que Rechazan Las Vacunas

Uno de cada cinco pediatras de EE. UU. regularmente deja de atender a las familias que rechazan que sus hijos sean vacunados, muestra una encuesta reciente. Los médicos del sur y del noreste son más propensos a adoptar esta estricta postura, dijo el autor líder del estudio, el Dr. Sean O’Leary, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas del Hospital Pediátrico de Colorado, en Denver.

LIKE DailyVitamina.com on Facebook! Get Your Daily Vitamin…FOR LIFE!

[ione_facebook_like_box url_segment=dailyvitamina height=”260″]

Pero O’Leary dijo que ha escuchado, en forma de anécdota, que pediatras en todo el país se han visto presionados para que rechacen atender a niños sin vacunar, tras el brote de sarampión que ocurrió en Disneyland a principios de año.

“He oído que la práctica se ha vuelto más común, sobre todo en California, tras el brote”, dijo O’Leary. “Los padres dicen que no desean llevar a sus hijos a clínicas junto con niños no vacunados y exponerlos al riesgo, de forma que hay presión parental sobre algunos pediatras”.

Hay un acalorado debate médico en curso sobre el derecho de los médicos a denegar el tratamiento a los niños cuyos padres se oponen a las vacunas, añadió O’Leary.

Tanto la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. desaconsejan esa estrategia, señalaron los autores del estudio en la información de respaldo. La encuesta aparece en la edición en línea del 2 de noviembre de la revista Pediatrics, una publicación de la academia.

Esas organizaciones instan a los médicos a seguir tratando a los hijos de los padres renuentes a las vacunas, y a crear una relación de confianza que podría conducir a que los padres se convenzan de la seguridad y de la necesidad de las vacunas infantiles.

ThinkstockPhotos-187396936 Para ver qué tan común se ha hecho la práctica de dejar de atender a las familias antivacunas, los investigadores realizaron una encuesta a 815 pediatras y médicos de familia en 2012. Alrededor del 66 por ciento de los médicos respondieron a la encuesta.

Los encuestados dijeron que en general es raro que un padre se niegue a vacunar a sus hijos. En general, el 83 por ciento de los médicos reportaron que un 1 por ciento o menos de los padres rehúsan una o más vacunas infantiles en un mes normal.

Cuando eso sucede, el 21 por ciento de los pediatras y el 4 por ciento de los médicos de familia dijeron que “siempre” o “con frecuencia” dejan de atender a las familias, según los resultados de la encuesta.

Los pediatras propensos a dejar de atender a las familias por las vacunas tienen casi cinco veces más probabilidades de trabajar en un consultorio privado, y cuatro veces más probabilidades de ser de un estado del sur que no permite exenciones filosóficas a las vacunas.

Los pediatras adoptan esa postura por varios motivos, dijeron O’Leary y el Dr. H. Dele Davies, miembro del comité de enfermedades infecciosas de la Academia Americana de Pediatría.